El Palomar 1

.


Hágase el click sobre la imagen para ir a su fuente




CELEBRACIÓN DEL FABULERO
TEATRO DE CUENTOS | Acto 20

Días antes de la muerte de Luis Borges yo soñaba que escribía libros que él leía. Movido por un extravagante fervor religioso soñaba que mis libros naufragaban en los meandros de la biblioteca de una abadía y que en ese estado larval continuaban, triviales y eternos, su ceguera ante los hombres.
La idea de un Dios piadoso que destina un instante de su instante para abocarse a la lectura me resultaba inverosímil.

Pero el día que murió el viejo Luis no sólo soñé que existía un lector, también soñé que había otro.


En el sueño, abría la puerta y no había nadie:
sólo una página en blanco.
Pedro Orgambide | El escriba












.: