Fabulación Mourelle

.































pasadyescuchadporplis





El bondi de los locos está ahí abajo. Puedo verlo. El bondi de los locos está amarrado a la calle Colón. Está vacío. No. No está vacío.
Todos los locos, menos uno, se han bajado del bondi y andan en pelotas corriendo por las barrancas del Parque Urquiza. Todos menos uno. En el último asiento, como corresponde a los locos que escriben, hay un loco dormido. Se tapa con las hojas de sus libros. Le cuento. Estiro la mano y tomo una hoja al azar. El azar es falso, sé muy bien qué hoja estoy eligiendo. Los locos son ellos. Yo no. Escuche lo que la hoja loca del loco dice:

“El loco anda libre
el dolor le traza un signo
el deseo le ronda y se lo traga”

Otra hoja del loco que duerme en el último asiento.
Escuche lo que la hoja loca del loco cuenta:

"No tengo un crimen
solo
atado a la cruz de la rodilla

Arrastro el atado y elijo
qué mano vale más
y me escondo de las aves
desde ayer
el amor de los cuervos
que fingen andar perdidos
y casi locos
a punto de no recordar
si nos llevamos el vértigo
o si lo habíamos destruido
luego de inventarlo

No tengo
solo
un crimen
no
me sigue
a tres pasos
y te quema"

Si ahora despierto al loco del último asiento y le pregunto quién es, me va a decir cualquier cosa. Lo dejo dormir. Le digo, este loco que duerme bajo las hojas de sus libros se llama Mourelle. Daniel Mourelle. Se vino al cuete desde Almarmira y está soñando que nos escucha desde Ningunaparte. Está en pelotas, como todos los locos que viajan en este bondi.

“Porque andan libres los locos. Y el dolor les traza un signo.
Y el deseo los ronda y se los traga”.

Mejor sigamos nosotros, desatando los nudos de la cordura: despelotando la noche.
















:.