ALMACÉNdeFICCIONES | semana lovecraft



EL ORIGEN DEL MIEDO
Los predicadores cuentan la historia del demonio.
Nosotros lo traemos al mundo.

Dime con que predicadores andas y te diré qué monstruo te acecha en el umbral.


LA VENTANA Y LOS MIEDOS
Experimento Nº1

Madrugada. Estamos solos en la casa. Nos sentamos en el sillón, frente al ventanal que da al patio. En silencio, observamos la profunda oscuridad exterior. Invocamos al miedo. El miedo construye formas en el patio. Van llegando. Los perros ladran. Están ahí.

LA VENTANA
Howard Phillips Lovecraft | Hongos de Yuggoth [1930]

La casa era vieja, con alas caprichosamente enmarañadas cuya disposición nadie conocía a ciencia cierta.
En una pequeña estancia hacia la parte trasera había una extraña ventana cegada con piedra antigua.
Allí, en una infancia atormentada por los sueños, solía ir siempre solo cuando reinaba la noche vaga y negra, apartando telarañas con una curiosa falta de miedo y sintiéndome cada vez más maravillado.
Más tarde llevé allí a los albañiles para descubrir qué vista habían rehuido mis lejanos antepasados.
Pero cuando perforaron la piedra entró impetuosa una ráfaga de aire del vacío ignoto que se abría al otro lado.
Entonces huyeron…
Pero yo me asomé y encontré desplegados todos los mundos salvajes que me habían revelado mis sueños.


EL ORIGEN DEL MIEDO
Los predicadores cuentan la historia del demonio.
Nosotros lo traemos al mundo.

Dime con que predicadores andas y te diré qué monstruo te acecha en el umbral.


LA VENTANA Y LOS MEDIOS
Experimento Nº2

Madrugada. Estamos solos en la casa. Nos sentamos en el sillón, frente al ventanal que da al patio. En silencio, observamos la profunda oscuridad exterior. Invocamos al miedo. El miedo construye formas en el patio. Van llegando. Los perros ladran. Están ahí.



OTRA HISTORIA TERRIBLE DE INSEGURIDAD Y MIEDO
Lana Montalbán | Infobae.com [2010]


La terrible historia de inseguridad y miedo, que se repite en la Argentina a diario en todos los sectores sociales, fue difundida por la propia periodista en una carta a sus amigos, conocidos y colegas de profesión. Lana Montalbán Narosky está radicada en Miami, Estados Unidos, tras una larga carrera en la Argentina. Allí vive con su familia, mientras que sus padres vivían en un país de donde nunca quisieron irse.

La trama del horror, según el relato de Montalbán, se empezó a escribir hace pocas semanas, después de que su padre, el 14 de agosto, falleciera. La mujer, de 85 años y con una vida dedicada a su esposo, decidió viajar a visitar a su hija cuando ya no quedó nada por hacer en la Argentina. La periodista, en la carta, consigna que su madre se había negado a un pedido de ella para quedarse a vivir en esa ciudad norteamericana, donde podría tener una mejor calidad de vida.

Después de regresar al país, tras dejar de lado el ofrecimiento cariñoso de su hija, la mujer termina involucrada en uno de los típicos casos de asaltos violentos contra personas de la tercera edad. Son delincuentes insensibles y salvajes que, con tal de llevarse dinero y bienes, maltratan, humillan y lesionan a personas que no pueden defenderse.

"Tres tipos (posiblemente policías), le entraron a su casa por atrás, por algún lado del jardín. Se metieron en su casa, (la cual tiene rejas, alarma y vigilancia privada…) amenazaron con matarla", relató Lana Montalbán Narosky.

"Cortaron el cable de un secador de pelo y se lo enroscaron en su cuello, le taparon la boca y la nariz, le dijeron que la secuestrarían y me pedirían a mí rescate, le revolvieron y rompieron toda la casa, se llevaron toda la plata que tenía, joyas (incluyendo el anillo de compromiso de mi padre) , su computadora y otras cosas, y definitivamente, se llevaron también para siempre su sensación de paz y seguridad", continuó.

"Ahora mi madre se viene a vivir a Miami. 'Al final te saliste con la tuya' me dijo con el sarcasmo característico de mi familia. Pero por suerte, las estadísticas oficiales y los discursos ídem, aseguran que lo de la inseguridad es solo una sensación. Una sensación de m.....a, si me permiten el uso de la palabra", es el final que eligió la periodista para contar una de las historias que, en la actualidad abundan, pero que no dejan de generar bronca y dolor.













.: